13 enero 2016

Podemos y los grupos parlamentarios: ¿a cuántos tiene derecho?

Resulta chocante que haya debate sobre si Podemos y las candidaturas en las que Podemos ha ido integrado en las elecciones generales de 2015 deben tener un grupo o cuatro. ¿Cómo puede ser esto objeto de discusión, habiendo un reglamento al respecto? O tienen derecho o no lo tienen. Punto. Las declaraciones hechas por cada candidatura en campaña no son argumento de ningún tipo en este caso, son pura estrategia política o comunicativa que no tiene relevancia cuando de aplicar un reglamento se trata.

En principio, no veo motivos para que no tengan derecho a cuatro grupos. Por dos motivos:

1) A las elecciones pasadas se presentaron En Comú Podem en Cataluña; Compromís-Podemos-És el moment en la Comunidat Valenciana; En Marea en Galicia; y Podemos en el resto de España. Así fueron leídos los resultados la noche electoral por el ministro del Interior y la vicepresidenta y así los ofrece el Ministerio del Interior en su página web.

2) Los requisitos para formar grupo parlamentario propio que recoge el Reglamento del Congreso son:

- Se requieren al menos 15 diputados o 10 senadores para formar grupo parlamentario.

- En caso de no alcanzar dicho mínimo, una formación política puede formar grupo parlamentario a partir de 5 diputados, siempre y cuando se posea un 15% de los votos correspondiente a las circunscripciones donde se haya presentado candidatura o un 5% de los votos en el conjunto de la nación.

Pues bien, el primer requisito sólo lo cumple Podemos. 

Sin embargo, las otras tres candidaturas sí cumplen el segundo: en primer lugar, han obtenido un mínimo de cinco diputados/as cada una: En Comú Podem, 12; Compromís-Podemos-És el moment, 9; y En Marea, 6. 

En segundo lugar, En Comú Podem, Compromís-Podemos-És el moment y En Marea han superado el 15% del voto en cada una de las circunscripciones en las que se han presentado, como se muestra a continuación.

En Comú Podem:
- Barcelona: 26,91%
- Girona: 16,26%
- Lleida: 15,34%
- Tarragona: 20,65%

Compromís-Podemos-És el moment:
- Alicante/Alacant: 22,24%
- Castellón/Castelló: 24,12%
- Valencia/València: 27,06%

En Marea:
- A Coruña: 26,35%
- Lugo: 19,26%
- Ourense: 17,84%
- Pontevedra: 25,04%

Así pues, ¿sobre la base de qué criterio se puede negar grupo parlamentario a cada una de estas cuatro candidaturas?

23 diciembre 2015

Eleccións Xerais 20D: e se fosen ao Parlamento Galego?

O ano que está a piques de comezar será intenso electoralmente. En pleno proceso de cambio político, Galicia vivirá unhas transcendentais eleccións autonómicas. E estar por ver se tamén se repiten as catalás ou mesmo as Xerais que acaban de ter lugar.

En calquera caso, o que estas pasadas eleccións demostraron é que Galicia está inmersa en pleno proceso de cambio político. Tras a irrupción de ANOVA nas autonómicas de 2012 e das Mareas nas municipais de 2015, o 20D supuxo un paso máis no proceso de consolidación desta alternativa de cambio.

Nesta situación, que panorama se albisca de cara ás autonómicas de 2016? Que tería pasado este pasado domingo se as eleccións fosen en clave de Parlamento Galego en lugar de Xerais? Evidentemente, non é un mesmo un proceso electoral que outro e a cidadanía non vota seguindo os mesmos criterios nun que noutro. Non obstante, si da pistas da tendencia do voto.

A continuación, pois, faremos este exercicio puramente teórico, pero ilustrativo. Para isto tomaremos os resultados de cada provincia e aplicaremos o reparto actual (24 na Coruña, 22 en Pontevedra, 15 en Lugo e 14 en Ourense) tendo en conta o limiar do 5% en cada circunscrición. É dicir, calquera opción que obteña menos desa porcentaxe do voto válido queda excluída de entrar no reparto de escanos (anteriormente a 1993 era do 3%). 

Os resultados para toda Galicia e por provincia quedan resumidos na seguinte gráfica:

Os datos demostran que existe unha situación de empate virtual entre os bloques PP e Ciudadanos, por un lado, e En Marea e PSdG-PSOE, polo outro. Debido ao limiar de voto no 5%, Nós desaparecería do Parlamento Galego, pois non supera esta porcentaxe en ningunha das circunscricións (acada un 4,6% en Pontevedra e un 4,5 na Coruña).

O PP gañaría en todas as provincias, se ben en Pontevedra En Marea quedaría a un escano. Porén, a suma dos partidos de centro dereita só gaña en Lugo e Ourense, empatando na Coruña e perdendo en Pontevedra.

O novo Parlamento estaría caracterizado por:

- Un Partido Popular cos seus peores resultados desde as primeiras eleccións autonómicas de 1981 (obtivo 26 escanos, por 24 da UCD). 

- Un PSdG-PSOE que perde o segundo lugar, como xa ocorrera en 1997 e 2001 con Beiras á cabeza do BNG.

- Unha nova forza, En Marea, sucesora de ANOVA, que irrompe con 20 escanos, unha cifra non lograda antes por alguén que non fose PP, PSOE ou UCD, converténdose desta forma no principal partido da oposición.

- A irrupción dunha nova forza de ámbito estatal, Ciudadanos, que, ademais, conseguiría representación en todas as provincias, acadando así un éxito sen precedentes. Tería, incluso, a chave da gobernabilidade do país.

- A ausencia do BNG (ou partido sucesor) por primeira vez desde a súa creación, xa que os máis de 70 mil votos obtidos por esta forza non terían tradución parlamentaria.

O escenario preséntase tremendamente aberto. Polo centro esquerda, a tendencia que se vive desde as autonómicas de 2012 leva a pensar a que En Marea aínda ten percorrido cara arriba e a que o PSdG-PSOE aínda non tocou chan. Nós é unha incógnita moi importante. De presentarse dentro de  En Marea, podería supor un impulso extra a esta candidatura. De presentarse en solitario, cabe pensar que os seus resultados poidan ser algo mellores toda vez que o voto en clave autonómica presenta mellores expectativas para este partido. Non obstante, é difícil pensar que poidan optar a ter máis dun escano en cada provincia-

Polo centro dereita, está por ver se o PP é quen de parar a caída que está a experimentar e se Ciudadanos é capaz de manter estes resultados nun proceso autonómico cando a súa implantación territorial é nula e carece de estrutura e cadros coñecidos pola cidadanía.

07 diciembre 2015

¿Quiénes y cuántos son los llamados indecisos del CIS?


Queremos plantearnos, fundamentalmente, dos cuestiones en esta publicación
  1. ¿Quiénes son los/as "indecisos/as del CIS"? 
  2. ¿Qué características tiene ese colectivo para que los porcentajes de voto directo se alteren de forma tan sustancial en la cocina, para que ocurra lo que se ve en el cuadro siguiente, entre la columna de voto directo y la estimación? (1)

Cuadro 1: Intención de voto directa y estimación de voto para el CIS
Fuente: CIS (barómetro de octubre de 2015)



















En el análisis que sigue partiremos de esta variable, que el CIS formula así en el cuestionario: "Suponiendo que mañana se celebrasen elecciones generales, es decir, al Parlamento español, ¿a qué partido votaría Ud.?"

Pues bien, los resultados de esta pregunta, una vez excluimos abstencionistas y votos nulos (que el CIS sí presenta, como se ve en el Cuadro 1), es decir, una vez nos quedamos únicamente con el voto válido, se presentan en el Cuadro 2. En él también se incluye una estimación de cuántos electores significan dichos porcentajes sobre la base de una participación muy alta, que hemos situado en el 80%.


Cuadro 2: Intención de voto directa y estimación de voto válido
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS

















Ya tenemos una primera estimación: un 28% de las personas que afirman que acudirán a votar no tiene claro a qué partido lo hará (voto indeciso) o no quiere manifestarlo (voto opaco). Esto supondría, en el caso de esa elevada participación del 80% que hemos utilizado para ilustrar, más de 7 millones 700 mil votos. Seamos conscientes de la magnitud de esta cifra para calibrar mejor las enormes probabilidades de error que se pueden dar al hacer cualquier estimación a partir de este escenario. 

Por cierto, si omitiéramos ese segmento, los porcentajes que obtendría cada partido se presentan en la última columna...

Y bien, ahora que ya sabemos más o menos cuántos son, ¿quiénes son?

Fundamentalmente, son votantes que se sitúan en el centro (4 de cada 10) o en el centro izquierda (22,3%).

Cuadro 3: Indecisos/opacos según autoubicación ideológica
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS













De forma mayoritaria, no manifiestan simpatía por ninguna de las opciones partidistas. No obstante, el PSOE es el que concita un mayor porcentaje entre quienes sí señalan algún partido (13,2%), seguido de cerca por el PP (11,3%).

Cuadro 4: Indecisos/opacos según simpatía partidista
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS




















A priori, los datos presentados en los Cuadros 3 y 4 no justificarían que se produjera una alteración entre voto directo y voto estimado como la que el CIS presenta (Cuadro 1), por dos motivos:

En primer lugar, el PP no es un partido que el electorado sitúe en el centro, que es donde se ubican el 38,1% de los indecisos/opacos, como se ve en el siguiente cuadro:

 Cuadro 5: Intención de voto según autoubicación ideológica
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS
















Como se puede apreciar, sólo el 16,8% de los votantes que se sitúan en el centro tiene intención de votar al PP, siendo Ciudadanos el preferido para el 23,1% de quienes se sitúan en los puntos 5 y 6 de la escala de autoubicación ideológica.

En segundo lugar, apenas 1 de cada 10 electores indecisos/opacos manifiesta explícitamente simpatía por el PP. No obstante, como decíamos, un 42% de éstos no declara simpatía por ningún partido más otro 16,2% que no sabe o no contesta.

¿Está en este último segmento el nicho electoral del PP, aquél que explica que se inviertan los porcentajes entre voto decidido y voto estimado? Como vemos en el Cuadro 4, suponen una proporción muy importante del total del electorado, casi un 16,4%, lo que podrían ser más de 4,5 millones de votos.

Pero presentemos estos datos de otra forma: asumamos que quienes manifiestan simpatía por un partido lo acabarán votando. Si bien no se da una correspondencia plena entre ambas variables, lo cierto es que sí es muy importante y es un lugar común a la hora de estimar voto. 

Sigue quedando claro, tras este ejercicio que reduce del 28% al 16% el voto no declarado (de 7,7 millones a 4,5) que el PP ocupa el segundo lugar, dos puntos por debajo del PSOE, y que Ciudadanos y Podemos luchan en un punto por el tercer y cuarto puesto.

Cuadro 6: Intención de voto más simpatía filtrada (sólo a indecisos/opacos) 















Entonces, la pregunta siguiente sería: ¿quiénes son esos/as votantes indecisos/opacos que tampoco declaran simpatía por ningún partido y que suponen un 16,2% del electorado?

Cuadro 7: Autoubicación ideológica de los votantes indecisos/opacos sin simpatía partidista declarada
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS

















Lo cierto es que su perfil ideológico apenas difiere del mostrado en el Cuadro 3, salvo quizás porque aquí es menor el porcentaje de quienes se ubican en el centro izquierda y mayor el de quienes no saben o no desean autosituarse (36,5%).

De hecho, se ubican de media en el 4,84 (ver Cuadro 6), mientras sitúan al PP en el 7,71 (a 2,87 puntos de diferencia). Se trata del partido al que colocan más alejado de la media, más que Podemos que con un 2,21 se sitúa a 2,63 del promedio. Por otro lado, es el PSOE el que claramente aparece más cerca de la media al ser ubicado en el 4,25, a tan sólo 0,59 de distancia.

Cuadro 8: Autoubicación ideológica media de los votantes indecisos/opacos sin simpatía partidista declarada
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS












¿Qué otras características tienen estos 4,5 millones de votantes que indecisos/opacos sin simpatía partidista declarada? Son sobre todo mujeres, residentes en núcleos de población pequeños y personas mayores, como se puede ver en los siguientes gráficos.


Gráfico 1: Hábitat de los votantes indecisos/opacos sin simpatía partidista declarada


















Gráfico 2: Sexo de los votantes indecisos/opacos sin simpatía partidista declarada























Gráfico 3: Edad de los votantes indecisos/opacos sin simpatía partidista declarada
Fuente de los gráficos: Elaboración propia a partir de datos del CIS





















Pero volvamos un momento atrás. En toda encuesta preelectoral hay tres variables centrales: intención directa de voto, simpatía partidista (que ya hemos analizado) y por último, recuerdo de voto. 

El problema fundamental común a todas las encuestas que se han venido publicando es que son incapaces de estimar correctamente a partir del recuerdo de voto porque ni Ciudadanos ni Podemos se presentaron a las elecciones de hace cuatro años. No obstante, si echamos un vistazo al trasvase de voto podremos obtener datos muy interesantes...

Cuadro 8: Trasvase de voto
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS














Pues bien, como se ve el PP apenas mantiene a la mitad de su electorado de 2011, perdiendo 1 de cada 5 votantes de entonces hacia Ciudadanos. La clave aquí radicaría en ese 22% que aún no se ha decidido.

El PSOE mantiene una fidelidad algo mayor (casi 6 de cada 10), aunque también tiene fugas hacia Podemos (11,9%) y Ciudadanos (5,8%). Fundamental para este partido será también activar a ese 19,3% que los votó hace cuatro años y aún no tiene claro qué hará ahora.

Ciudadanos recibe voto en cantidades moderadas de muchos lugares. Activa al 18% de los votantes en blanco de 2011, al 16% de los abstencionistas o al 14% de los que eran menores de edad.

Por su parte, Podemos recibe la mitad de los votantes que tuvo IU en 2011, un 14,4% de los que se abstuvieron, un 12,5% de los que eran menores de edad un 16% de personas que votaron a otros partidos y un 12% de ex votantes del PSOE.

Ya a modo de cierre, hagamos un ejercicio puramente teórico. En función de los datos que ofrece el propio CIS, ¿cuál podría ser una estimación "menos pasada por la cocina" y, en principio, más fiel a los datos que se han aportado? 

Gráfico 4: Estimación de voto válido final
Fuente: Elaboración propia a partir del análisis de diversas variables de la encuesta del CIS




























¿Serán esos los resultados finales? Muy probablemente, no. Hemos visto la enorme magnitud de los votantes que están indecisos y que, seguro, decidirán su voto en campaña. Pero seguro que de aquí al 20D también se producirán movimientos "dentro" del electorado que tenía su voto decidido en esta encuesta. La campaña será decisiva como nunca antes desde la restauración democrática.

Desde la encuesta del CIS se han ocurrido varias cosas importantes, entre ellos el cierre de coaliciones electorales en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia entre Podemos y otras fuerzas que, seguro, mejorarán los resultados que aquí se presentan para este partido. La magnitud del derrumbe del PP estará en función de lo que decida el 20% de sus votantes de 2011 y de que consiga desplazar a Ciudadanos como principal captador de voto en el centro del espectro político. No sería descabellado pensar que el partido de Rajoy no llegará al 25% del voto válido.

Que el PSOE se mantenga en el primer lugar, como aquí se apunta, dependerá de que consiga frenar el trasvase de voto hacia Podemos (sobre todo) y Ciudadanos y activar a sus ex votantes.

Ciudadanos, por su parte, puede seguir creciendo a costa del PP en el centro político, pero no parece que su proyección de voto sea la que algunas encuestas le están dando. Encuestas que, por cierto, ya fallaron estrepitosamente en las municipales y autonómicas aupando a este partido emergente a una posición que finalmente no logró y a la que ni siquiera se acercó. Pero este ya sería otro tema...



(1) Se analizará la última encuesta preelectoral del CIS que ofrece, a día de hoy, la descarga de su matriz de datos (esto es, la de octubre). Puede descargarse desde aquí.

En dicha encuesta todavía no se habían cerrado algunas coaliciones electorales que a día de hoy sí se han cerrado. Por tanto, y a efectos de ajustar mejor el "significado electoral" de los datos, se ha procedido a recodificar la variable de intención de voto en este sentido
Se han tenido en cuenta las siguientes coaliciones:
España:
- Podemos+Equo
Aragón:
- PP+PAR
- IU+CHA
Asturias:
- PP+FORO
Canarias:
- PSOE+Nueva Canarias
Cataluña:
- Podemos+ICV+EUiA+Equo
Comunidad Valenciana:
- Podemos+Compromís+Equo
Galicia:
- Podemos+EU+ANOVA+Equo
Navarra:
- PP+UPN